La decisión de ingresar a nuestro familiar en una RESIDENCIA DE MAYORES es un proceso largo e impactante a nivel emocional, que, además, abarca desde el momento del preingreso: planteamiento de la decisión, búsqueda de información… hasta los meses posteriores al ingreso o también conocido como periodo de adaptación.

Dichos cambios afectan tanto a el mayor como al núcleo familiar que le acompaña, pasando por momentos de dudas, indecisiones, culpabilidad e incluso ansiedad, suponiendo un esfuerzo de adaptación y ajuste emocional. Tenemos constancia de la incertidumbre que puede generar tal decisión en el grupo familiar y el malestar psicológico que puede suponer.

Desde Nexus Integral como entidad orientada a ejercer un compromiso global con el bienestar de las personas, grupos familiares y comunidades comprendemos que, no solo realizamos nuestra labor sobre la persona que ingresa en el centro, sino que, nuestro compromiso es tanto con él como para el grupo familiar/social que rodea a esa persona y con el que pretendemos dar un soporte y atención plena.

Comunicación global y transparente

Durante todo el camino que se recorre desde que se plantea la decisión de ingresar a nuestro mayor en un centro residencial hasta que se ejecuta dicha acción y los acontecimientos posteriores se vivencian emociones que pueden ser complicadas de gestionar. Por ello, se pueden ofrecer estrategias tanto preventivas y anticipatorias como de descarga y sostén emocional que pueden facilitar esta experiencia vital.

Para ello en nuestra ética del cuidado fomentamos una comunicación global y transparente que puede ayudar al grupo familiar a orientar sus incertidumbres hacia una salida, un proceso en el que no se encontrará solo ya que cuenta en todo momento con el asesoramiento del equipo profesional ofreciendo un seguimiento integral e integrado e invitando a la familia a sentirse un elemento fundamental en el cuidado y recorrido vital de su familiar, manteniendo, a su vez, una relación plena y satisfactoria para ambas partes.

Siempre es prioridad realizar una labor interfamiliar. Manteniendo a las familias como elemento clave en los acontecimientos relacionados con el mayor. Aportando un clima de cohesión interpersonal donde el triángulo residente, familia y residencia sean un ‘todo’ que funciona unido e inseparable.

En Nexus Integral trabajamos por un modelo de atención comunitaria que vele por el bienestar completo de nuestros residentes y sus familias, eliminando las barreras institucionales y promoviendo el sentimiento de hogar y el hogar se comparte con las personas que nos quieren.

 

Por Olga María Valencia Alonso nº col. 0593983
Terapeuta Ocupacional de la residencia ‘San Pedro Apóstol’ de Malpica de Tajo (Toledo).